Un Jardín de secano
Un Jardín de secano

Cuidados

Paisaje mediterraneo en Cadiz

El primer año. Cuidados especiales.

 

Casi todas las plantas mediterráneas, y cuanto más pequeñas mejor, se suelen adaptar al terreno definitivo en un par de años, algunas antes, y las más altas y los árboles puede que necesiten un año más. En cualquier caso contamos con que el trasplante se ha hecho en otoño, si no fuera así, el primer verano aun será más determinante.

En nuestro clima durante los meses de sequía el suelo se seca, esto que parece obvio, no sucede en otros climas, en climas más húmedos aunque la superficie parezca seca, basta con cavar 20 cm para apreciar que en esas profundidades existe humedad. Desgraciadamente esto no se da en el mediterráneo y además las plantas ya establecidas compiten ferozmente por la humedad que puede quedar, con lo que las plantas nuevas van a sufrir mucho el primer verano. Si os habéis fijado en un pinar en agosto, debajo de los arboles apenas se ve nada más que una capa de agujas secas.

Ahora bien, si hemos plantado en otoño ya les hemos dado una oportunidad para que sus raíces hayan empezado a profundizar y si además hemos hecho un buen alcorque, podemos mantener, mediante riegos abundantes y no continuos, la humedad que necesiten a nivel de sus raíces. En mi opinión, con un riego mensual sería suficiente pero si el periodo de sequía del primer año se alarga, más de 3 meses, es posible que las nuevas plantas necesiten un par de riegos mensuales para superar los últimos meses.

En caso de árboles y arbustos grandes esto podría ser necesario también durante el 2º verano.

De todos modos no conviene olvidar que lo que tratamos de hacer es desarrollar un jardín sin riego con plantas adaptadas a nuestro clima. Así que si observamos que alguna planta que hemos escogido no se adapta, deberemos replantearnos si la debemos seguir regando o la pasamos a otra zona del jardín donde planeemos un riego más abundante.

 

Mantenimiento y disfrute del jardín

 

Evidentemente, un jardín se hace para disfrutarlo y eso lo sabemos los aficionados mejor que nadie, así que parece raro que en el título de este apartado haya unido mantenimiento y disfrute, siendo cosas que parecen contrapuestas.

Yo no lo creo así, lo que sí creo es que cuando el mantenimiento es una carga pequeña, generalmente uno disfruta con él, mientras que si nos abruma con sus tareas, suele acabar con el disfrute e incluso con la afición.

Un jardín mediterráneo bien construido tiene poco mantenimiento, el crecimiento de las plantas es ligero y en muchas plantas ya con la forma adecuada, hay que regar poco o nada, así que cuando lo podemos disfrutar no estamos cargados de obligaciones.

La plantación en otoño, una de las cosas que más entretienen, la aplicación del mantillo y después la poda y/o el recorte en invierno, la Primavera que siempre se difruta mucho y el retoque y la planificación en verano, mientras esperamos las lluvias, no son tareas pesadas. Así que incluso si tenemos que coger la manguera a la caída de la tarde para regar en profundidad las plantas del último año, esto se convierte en parte del disfrute. Por lo menos así ha sido mi experiencia.

Paisaje mediterraneo desde la Sierra de Huelva

Actualidad

juanjo@cubero-echeverria.es

 

Nombre: Juan José Cubero Echeverría
Ciudad: Barcelona

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Juan José Cubero Echeverría